La Agrupación

n5

Breve historia de la Agrupación de Asociaciones de la Semana Santa de Tarragona

            Desde el año 1928 existe esta Agrupación, cuyo fin principal es intensificar la devoción pasionaria, a la vez que promover la unidad de esfuerzos para un mayor esplendor de la Semana Santa  tarraconense.

En la primera quincena del mes de marzo del año 1928 se ultimaron los acuerdos que darían paso a la creación de la Agrupación de Asociaciones de Semana Santa de Tarragona, aunque entonces con un nombre un tanto distinto – “Agrupación de Asociaciones pro-fiestas de Semana Santa” -, constituida legalmente el 17 d’aquel mes y año en su primera y casi única sede social que durante mucho tiempo no fue otra que la propia iglesia de Nazaret y la anexa casa de la Real y Venerable Congregación de la Purísima Sangre de Nuestro Señor Jesucristo, una congregación que, como organizadora de la procesión del Santo Entierro el Viernes Santo, siempre ha tenido un peso importante en la dirección de la Agrupación, ocupando la presidencia alguno de sus congregantes desde un principio hasta hace bien poco, aunque incluyendo en las respectivas juntas a los representantes de las otras asociaciones – inicialmente Real Hermandad de Jesús Nazareno, Gremio de Labradores de San Isidro, Gremio de Mareantes, y Asociación La Salle; pronto se incorporó también la Hermandad del Santo Ecce Homo, y con el paso de los años se han ido sumando  nuevas asociaciones (Ilustre  Cofradía de San Magín Mártir de Barcelona, Cofradía de Pescadores, Hermandad de Nuestro Padre Jesús de la Pasión, y Congregación  del Venerado Cuerpo de Nuestro Señor Jesucristo en el Descendimiento de la Cruz), hasta la más reciente (Cofradía del Cristo del Buen Amor y Nuestra Señora de la Amargura con San Juan Evangelista) -.

Los principales objetivos de esta Agrupación fueron en sus comienzos los siguientes: una cooperación mutua, con una clara finalidad económica, por aquello que “la unión hace la fuerza”, lema que quedó plenamente confirmado cuando el Ayuntamiento de la ciudad ofreció ya en  aquel año de 1928 una primera subvención de 5.000 pesetas;  se obligaban igualmente a organizar y supervisar los actos a celebrar durante la Semana Santa y  la promoción “turística“ de estos actos, a la par que daban a conocer la importancia histórico-arqueológica de la ciudad; también se comprometían a desarrollar una serie de eventos culturales afines a la institución, tales como los conciertos de música sacra, las exposiciones, etc.; y todo ello con unas bases sentadas en sus estatutos y en su reglamento interno.

Sin lugar a duda que una pieza clave en el desarrollo de la Agrupación fue y ha sido hasta la actualidad la publicación anual de un opúsculo, a través del cual se puede seguir la evolución histórica de la entidad y de las distintas asociaciones que la componen – recientemente esta publicación escrita se ha visto enriquecida con  la edición de varios libros, una carpeta con los gozos de todos los pasos, videos y “dvd’s” -, aunque también con el paso del tiempo estas asociaciones han ido publicando anualmente sus particulares opúsculos, videos y “dvd’s” que documentalmente vienen a completar la historia total de la Semana Santa tarraconense.

Pero la misma historia del país ha hecho mella en esa evolución, sufriendo distintas etapas de crisis, motivadas por los propios acontecimientos – proclamación de la Segunda República, Guerra Civil, transición democrática, etc. -, abriendo diferentes paréntesis de inactividad. No obstante, en los últimos años y especialmente a partir de la década de los ochenta del siglo pasado, la Agrupación, con unos estatutos renovados y adaptados a los nuevos tiempos, aunque conservando buena parte de su espíritu inicial, ha renacido de sus cenizas con más fuerza si cabe, siendo en la actualidad uno de los motores del resurgimiento religioso y cultural de la Tarragona del siglo XXI, con distintas actividades y una presencia preeminente en la vida social de la ciudad a lo largo de todo el año. Valga como muestra no sólo la participación en todas las solemnes  celebraciones religiosas propias de la Cuaresma y la Semana Santa, sino también en aquellas otras del año litúrgico (Año Jubilar dedicado al  aniversario del martirio de San Fructuoso (21 de enero de 2008 a 21 de enero de 2009), procesión del Corpus, fiestas patronales de San Magín (19 de agosto) y Santa Tecla (23 de septiembre), etc., así como en todo aquello de interés cívico y social, como, por ejemplo, la tradicional maratón de donantes de sangre. Sin embargo y como es evidente, donde más se manifiesta su actividad es en los actos que se realizan al entorno de la Semana Santa, desde la edición del cartel de la misma y su presentación y difusión a través del Patronato Municipal de Turismo, hasta la celebración de la solemne vigilia pascual en la catedral, sede metropolitana y primada de las Españas, pasando por los variadas ediciones de las “Visiones de la Semana Santa” – en la actualidad en su edición XVI – en las que cada vez se ha invitado a representantes de otras Semanas Santas de distintas ciudades del estado español y francés para conocer mejor sus particulares y típicas celebraciones, estableciéndose a su vez los naturales contactos de hermandad, completados con la posterior devolución de su visita, así como la proclamación anual  de los premios o medallas a la fidelidad a la Semana Santa de Tarragona – uno para cada asociación y otro en conjunto concedido por la A.A.S.S.T. -.

En el año 2003 organizó el Ier. Congreso de Cofradías de Semana Santa de Cataluña, sembrando una simiente que ya ha dado sus frutos en los relevos de Gerona (2005) y Barcelona (2007), a la espera de una nueva edición en Reus para el próximo 2009.